DERIVA Y CARTOGRAFIA

Bogotá es una ciudad que todo el tiempo está mutando y reconstruyéndose no solo de manera arquitectónica sino a nivel humano, es decir, las personas que habitan la ciudad son el componente vivo de ella y es de este modo que la ciudad adquiere nuevos valores y significados ya que son los ciudadanos quienes organizan y dictan el órden y uso corriente y heterodoxo del espacio.

Basado en la premisa que la ciudad cobra vida después de la arquitectura (gracias a los usos heterodoxos del espacio) comienzo la deriva buscando descubrir y explorar la ciudad o bueno una zona de la ciudad, en la cual pueda develar elementos a través de los ojos de un extranjero. El primer recorrido que me planteé tiene lugar en la Candelaria, barrio que no conozco pero del cual tengo varios imaginarios, es por esto que escogí este lugar.

Di inicio al recorrido en el Chorro de Quevedo donde quedé atónito por la misma disposición del espacio y su contenido histórico , a partir de este punto comencé mi deriva. Esta se dio gracias a los trazados de las calles, me puse en la tarea de seguir los varios patrones del piso (líneas, texturas, colores, etc.) que me llevó a visitar callejones sin salida y la bellísimas y exóticas fachadas de las construcciones de esta zona.

Esta deriva me llevó a fijarme en un elemento muy particular: los colores de las fachadas, son colores vivos, fuertes y variados, no hay un patrón específico en ellos, simplemente es el hecho de destacar el frente y la forma de la casa. Pero haciendo una mirada más profundo y detenida, lo impactante no solo son los colores, sino las diferentes puertas y las composiciones que éstas forman con la fachada, son las puertas quienes le imprimen la personalidad a cada construcción, es verdad, puedo decir que cada casa tiene una personalidad, un temperamento y una historia de acuerdo a su puerta; hay puertas de madera, de metal, con 1 o 6 seguros con cadenas o sin cadenas, texturas y colores diferentes, es por esto que aquel elemento fue el que me llevó a conocer la Candelaria de manera íntima, sentí que entablaba un diálogo con cada casa gracias a sus puertas, habían unas muy curiosas, otras graciosas y con cada una de ellas pude compenetrarme y sentirme en un estado diferente (a nivel emocional), tal y como lo hace uno con las personas que lo rodean a diario.

Mi segunda deriva tuvo lugar en una zona que era familiar a mí, así que el lugar elegido fue Santa Bárbara, específicamente las casa que se encuentran entre la carrera 1ª y 5ª. La deriva en este caso consistió en aprovechar las inclinaciones del terreno para deslizarme con mi tabla (monopatín) por ellas, usé este medio de transporte ya que por lo general recorro este lugar a pié.

Quise establecer un paralelo con el primer recorrido y buscar la personalidad de las construcciones en esta zona, lo curioso es que no surtió el mismo efecto que en el primer recorrido, pero lo que descubrí fue una seria y marcada diferencia estilística, es decir, aquí era un estilo muy sobrio, un tanto reservado y seco, no buscaba entablar un diálogo con el otro sino distinguirse por encima de los demás, lo gracioso era que se entablaba una conversación un tanto incómoda, era como estar de visita en casa de la novia, pero en la sala con los papas y los familiares de ella, no había una intimidad. Pero mas allá de esto, las relaciones que establecí fueron las siguientes: La candelaria es como si estuviera en un clima cálido donde es alegre y divertido y muy buena onda diría que la Candelaria es como estar con alguien de la costa, del Valle, incluso un paisa y por el contrario el Santa Bárbara era como estar con una persona de clima frío, del altiplano o la sabana.

Son dos diálogos distintos pero cada uno de ellos cautivadores en su manera única y personal, y como lo dije anteriormente, la arquitectura cobra vida cuando el factor humano empieza a relacionarse con ella y a establecer nuevos vínculos, es por esto que depende de cada persona y sus gustos, la elección del lugar de residencia. Finalmente existe un lugar y espacio para todos.

 

~ by Sebastián Fonseca Trujillo on October 18, 2007.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: